Sélema

Cofradia Metalica

2016-04-02 -Sélema- La Capilla

Cuando lo oculto queda a la vista, cuando la definición hace al termino.

El power hecho lirica o la lirica hecha power, el metal hecho….En definitiva, la buena música tomando cuerpo y brindándose por entero. El  talento hecho música, en síntesis Sélema haciendo lo que mejor saben hacer, tanto por ellos como para con su público: Música de la que se siente con algo más que los oidos.

20160402_233356

La banda está formada por Isis Georgieva en voz, “Gringus“, tal como se define y lo presentan,  en guitarra, Matt Martinez en Guitarra y coros, Alan Noto Saguas en teclado, Lautaro Gabriel Coronel en batería y Brandon Saguas en bajo.

El nombre tiene su historia y sus fundamentos;  conocerlos, hace que podamos tener un sabor especial a lo que vayamos a escuchar, porque es power metal, es lirica, es heavy pero es tambien todo esto en castellano, salvo los covers, con lo cual podemos disfrutar tanto del concepto de lo que se está cantando, como así también, de la historia misma; sentimos la música, el poder sonoro generado en conjunto con la letra misma. El significado del término con el cual denominan a la formación, proviene de Alexter  Crowley, ocultista, místico, alquimista y mago de ceremonial ingles, nacido allá por el 1875, quien fundara la filosofía religiosa Thelema, de donde deriva Sélema y cuyo significado es “Que asi sea“. Y así es Sélema en definición y sentimiento.

La fecha parecía conjugar terminología, lugar y música: La Capilla, albergando a Sélema, los términos finamente ceñidos a la realidad.

P1290923

El comienzo fue un tanto caótico, como todo comienzo sin cortinas que nos oculten lo que sucede sobre el escenario, músicos conectando instrumentos, acomodando teclados, buscando posiciones para no incomodarse. La prueba de los primeros acordes y la frase “listo vamos….“. Pero, faltaba algo primordial para comenzar: un músico. Durante esta prueba mencionada anteriormente,  Lautaro el batero,  había salido corriendo del lugar y retornaría luego con un gran impresión que coloco cual mascaron de proa, al frente de la batería, sotenida los fierros de los platos, se trataba claro, del la tipografía de la banda, ya no sería exclusividad de “Gringus” el lucirla sobre su viola, Lautaro, también luciría con orgullo el nombre de la banda que los une. Quienes escuchamos el “grito”, cual llamamiento de de dioses, generado por  Isis, el grito de “Lauuuuuuuuuuuuuuu donde estassssssssss“, tenía su respuesta.

A diferencia de una presentación anterior, en La Colorada,  a la banda se la notó más distendida tanto en lo individual como en lo grupal, con una presencia casi “casual”, de la cantante, en referencia a su vestimenta, mostró que lo importante está al natural,  sin demasiada producción  en ropas. Al comienzo la visión fue impactante, ya que brindaba una imagen de falta de compromiso, que afortunadamente y corroborado con los primeros acordes, no fue así. La presencia externa, ropas, es lo de menos, lo que importa es lo que está dentro de cada músico y la forma que tienen de expresarlo, quedo más que claro, tanto que en mi libreta apunte “la ropa es lo de menos” con una flecha hacia arriba.

Con la formación presente sobre el escenario, cantante al frente, y viola al frente, bajo y viola en formación detrás, batería en el fondo y teclado sobre un lateral, sonaron los acordes del primer tema, que llevo a mostrarnos que hay que ver seguido a las bandas, por más que ya las hayamos visto. El show no era el mismo, los músicos no eran los mismos, a pesar de serlos, complicado?, no tanto cuando se disfrutan de estos eventos y se logra notar el crecimiento diario de cada formación y cada profesional. Desde la primer canción y ante la aceptación clara del público presente, Isis  pedía con alegría y brazos en alto, una ovación para la banda, para el público y para la fecha, ya que eso fue en realidad, una sinergia:  banda publico fecha, que merecía ser aguantada con el clásico grito de “eh eh eh eh” que no dice nada, pero lo dice todo al mismo tiempo. Se noto en el gesto de felicidad de los músicos sobre el escenario. El tema, como para comenzar, generaba la sensación de estar siendo participes todos, de una película épica con toda la acción, no puedo explicarlo, son de esas sensaciones generadas que se entienden, que son personales pero difíciles de exteriorizar. Lo bueno es que emocionan, no importa el motivo ni que valga la pena ser explicado, son y generan con eso basta, lo que en lo personal me va cerrando el “que así sea” o más sintético “ Sélema “.

Para el segundo tema, ya se los podía ver más alegres, seguramente percibían que lo que estaban haciendo gusta y en la devolución tanto en aplausos como en gritos era genuino y persistente. Al bajista pudo vérselo abandonar su ubicación trasera, como le pasara en la colorada, para acercarse al frente,  y tocar bien cerca nuestro, mientras la viola del coro retrocedía para tocar con y para el batero. Al finalizar este segundo tema, el gesto de Brandon fue elocuente, con su grito de “VAMOS!!!!“, con el brazo en alto coronado en puño que se transformo en los clásicos cuernitos del metal, lo que no le impidió seguir concentrado, levantar su bajo y terminar junto con sus demás compañeros con un último acorde coordinado.

El tercer tema, el cover de “Titanic” sonó más tranquilo que la anterior vez, sin que por ello perdiese la personalidad “selemica“, en este tema es donde podemos apreciar la otra cualidad del virtuoso violero Matt, quien se encarga también de los coros, coros que en su voz,  le dan otro matiz al concepto, ya que no es fácil hacer de “segunda voz” a la voz de la cantante principal y es por ello quizás, que en este caso el coro no es segunda voz, sino una voz primaria que esta a tono, en otro tono con la voz de la banda. Al finalizar el tema y lo que ya va pareciendo un icono registrado, el saludo en cuerno de bajista, como simbolizando tanto lo que hace, siente y lo que desea exteriorizar.

Para el cuarto tema, el que siento es el más emotivo de la banda, dedicado al padre de Lautaro, muestra el sentimiento que le ponen los integrantes a la interpretación. En el momento de la presentación del tema, contando por quien fue compuesto y el porqué, el batero se levanta de su banqueta, golpea su pecho y se vuelve a sentar, antes de dar el primer golpe, eleva su baqueta izquierda, apuntando al cielo, en un claro mensaje de a quién iba dirigido el primer golpe, para mi apunto mal, porque el viejo estaba entre nosotros, frente a la banda, en cada energía generada, pero estábamos en La Capilla, que mejor lugar que ese para apuntar hacia lo alto. Al finalizar el tema Isis señala a Lautaro. Los mensajes son claros, no hace falta ahondar demasiado en ellos, se disfrutan. La magia no se relata, se vive.

Pasados los dos temas propios de la banda, fue el turno del segundo cover, uno de los “viejitos” , de Scorpion, hecho claro a la manera Sélema. Mientras Alan  combinaba las notas, los demás músicos con total tranquilidad lo miraban como expresando, te toca mostrarte, nosotros descansamos un toque, Matt, apoyado sobre un amplificador, Grigus mirándolo, Lautaro parado como para desentumecer los músculos de la espalda y Brandon acompasando las notas, como si se tratase la aguja de un metrónomo e Isis al frente concentrada en lo que vendría. El tema en sí, con toda la potencia implícita, suena con otra cadencia y otro sentir, tanto que en un momento se lo pudo apreciar al casi inamovible “Gringus”, comienza a desplazarse por el reducido escenario, sorteando al bajista, hasta acercarse al violero, y mientas toca le hace un tenue gesto, Matt le cruza la viola para tocar cruzados, le indica con un gesto de la cabeza que desea acercarse al micrófono, cosa que finalmente logra para cantar un i’m still loving you, luego de lo cual continua tocando en coordinación con Matt, una vez terminado el tema, se dirige a su lugar original,  un veloz movimiento de Brandon, logra hacer que su puente de bajo, le esquive la quijada. Las muelas de Gringus, intuyo quedaron  sumamente agradecidas de la veloz intervención del bajista.

P1290960El ante último tema, el instrumental, comenzó con una frase, que quizás fuera utilizada para descontracturar la imagen de la banda.  Alan pregunta “Alguien se acuerda como comienza el tema de Tetris“,desde el público se la tararea, lo que ocasiona un “esa esa ,te la acordas?” y por lo hecho luego, era evidente que no solo se la acordaba sino que la tenia más conocida que quienes pasamos largas horas frente a una maquina de fichines , sabiendo donde se colocaría esa T y posteriormente la L que vendría a continuación.  El instrumental fueron poco mas de 3 minutos que permitieron no solo darle un descanso a la cuerdas vocales de Isis, sino que nos permitieron ver a cada uno de los músicos lucirse con sus instrumentos, tanto en conjunto como por momentos de manera individual. El sonido del teclado, a lo “Allan Parson“, le dio un gusto a retro que combinado posteriormente con los sonidos punzantes de las cuerdas y los parches, nos hicieron volver en el tiempo. El final del tema, tan personal como el comienzo, lo dejo sin descripción, ya que forma parte de las percepciones de cada uno.

Para el último tema, ya con la presencia de Isis, quien comenzó a presentar a cada integrante de la banda, momento, en el que salvo Gringus, quien se limito a alzar sus brazos en señal de victoria, usaron el momento del aplauso para hacer una pequeña intervención personal con sus instrumentos. El tema tiene una presencia de las que marca ídem, y con la forma en la que la terminaron, exultando pasión le brinda un brillo superior al que pueda obtenerse de escucharlo alguna vez grabado en un físico, aunque luego de verlos, con total certeza, llevara implícito el vigor de lo visto y experimentado: Alan tirando magia con un pad, algo que algunos no sabemos ni prender, el tipo lo hace sonar como si fuese una viola distorsionada, Matt apuntando con el puente de su guitarra hacia el publico y hacia el piso en rápida sucesión, Lautaro golpeando cada cuerpo de la batería, como si deseara continuar unos minutos más, Brandon dejando el bajo de lado para tomar una baqueta y con ella acompañar los golpes sobre los platillos para luego golpear las cuerdas de su bajo, como si de un contrabajo se tratase. Isis disfrutando al frente y en un momento intentar acercarse al publico, pero el largo del cable y la escasa iluminación la dejaron en los escalones y finalmente  Gringus, siendo él,  tocando concentrado en lo que sabe y le gusta hacer, es del tipo no me pidan que cabecee, lo que hago lo hago bien y para que mas.

Los temas interpretados en esta ocasión fueron “Impiedad“, “It’s Over“, “My heart will go on” (la del Titanic), “Forjador de Sueños“, “Testigo“, “i’m still loving you“, “Instrumental” (la del Tetris, en comienzo al menos) y finalizando con “Sin dejar nada Atrás

Cada músico mostró mucho si mismo en la presente fecha, tranquilidad, concentración, alegría, desacartonamiento  y principalmente el de disfrutar lo que estaban haciendo. En la primer fecha que vi de la banda, me fui con la idea que tenía enfrente a una profesora de Canto, dando una clase magistral de como se debe entonar, nos mostró como se “veía” cada nota interpretada, con la gestualidad de sus manos, en esa noche, nos mostro como se “disfruta” de cada nota, como se transforma el rostro en alegría  y como la energía sigue siendo la misma.

Para cerrar un gesto que me lleno de placer, se reunieron al frente para las fotos finales y la primer expresión fue la de llamar a Leo (Leonardo Quinteros), organizador de la fecha para que tuviera la foto con ellos. Un gran y merecido reconocimiento que tuvieron tanto Sélema como la banda que abrió la fecha para con quien había organizado la misma.

P1290993

Que así sea, será por mucho tiempo una de esas fechas a participar, ya que lo oculto está a la vista, tanto que día a día vamos aprendido más de ellos.

 

Pichi - Gabys

Gabriel González

Comentarios

comentarios