Isidris

Legndary Tales III – La Colorada –

Cofradia Metalica

Siempre es placentero estar en presencia de un show de Isidris, básicamente porque es estar enfrente de una banda de la calidad de las de afuera, con la calidez de las de adentro.

No es bueno generalizar, pero hay veces en que las excepciones a las reglas no escritas, aunque si muchas veces expresadas, bien valen la pena; si hubiese que expresar cual banda puede considerársela como nacionalmente foránea, sin dudas una de las que primero me vendrían a la mente es Isidris.

 

La banda está conformada por Daniel Garcia en voz, Juan Pablo Kilberg en guitarra y coros, Luis Cardozo en Bajo y “la bestia”, Rey Fernandez en Batería.

P1270733

El comienzo del show, fue como nos tienen acostumbrados, con un solo de guitarra en manos de Juan, quien haciendo gala de su marcado virtuosismo, nos mostró que a pesar de haber visto varias veces el mismo comienzo, no es igual, hay algo que nos lleva a un lugar de expectación y regocijo, finalizado la introducción instrumental, se presentaron todos los músicos, que complementan la “vida física” de la banda, dando comienzo a un set demoledor, con dos temas pegados que no daban tiempo, ni a valga la redundancia, perder el tiempo en respirar, la atención estaba puesta íntegramente en lo que sobre el escenario sucedía.

P1270742

Sobre el lateral izquierdo, Luis con su bajo nos hacía llegar la demoledora potencia que genera con un instrumento que en sus manos, deja de ser por lejos un instrumento de “base”, si le sumamos su carismática presencia sobre el escenario, que ya de por si no pasa desapercibida, hace del combo un show dentro del show mismo. Detrás otra demoledora presencia, la de Rey en la batería, sacudiendo los parches y los metales de manera avasallante, no es fácil estar delante de la vibración que sale de ese bombo al que el sonido se le ve, lo mismo que las torres de platos que ante cada golpe brindado, vibraban sus soportes, generando que se bambolearan y vibrasen al mismo tiempo que sus platillos,  tanto que al final de cada tema la enorme estructura del batero se extendía, para acomodarlos y ponernos donde deben estar, al grito no expresado de “no sean cobardes, que son de acero y esto es metal!!”. Sobre el otro lateral Juan desgranando sobre su guitarra un sonido prolijo, poderoso, acorde a lo que es la esencia de la banda y sumamente embriagadores. Al frente. La presencia de Daniel, a quien se lo vio mas tranquilo que la vez precedente, mas a gusto, se le notaba la tranquilidad sobre su persona, que se traslucía en lo que nos iba mostrando tema a tema.

P1270833

Fueron varias las oportunidades en los tanto Luis como Juan, se acercaban al batero para formar una imagen de comunión sonora, mientras Daniel recorría el escenario, encaramándose sobre los monitores frontales para estar mas cerca del público.

P1270745

En esta oportunidad, Daniel se tomo el tiempo para explicar el motivo por el cual compuso “One in a Million”, “porque para que perder el tiempo con esto, si solo llega uno en un millón….” Y si, estamos en presencia de ese dato estadístico, allí esta ese One (1 ó único según el término con que deseemos traducir la palabra) en un millón. No fue el único momento en el que pudimos disfrutar  de la explicación, ya que al momento de calzarse una acústica, volvió a explicar el contenido del tema, recordemos que canta en ingles y para quienes tenemos un “level brutish” se nos hace complejo muchas veces, entender el “alma” de una canción, no es el caso de Isidris, lo viven de tal manera que así nos lo transmiten, en esta ocasión, con la acústica al hombro, nos permitió también disfrutar de la calidad de voz de Juan, quien no solo se desempeña como un excelente guitarrista sino que da muestras de una “Magika” voz, no es fácil h hacer coros con un cantante como Daniel y estar a tono, es el caso de esta dupla vocal, que en esta oportunidad, mas que coro es un complemento que genera una unidad dual de voces.

P1270780

Terminada la balada, aparece como por arte de magia metalera, un desatado Luis con su bajo atronando, desde detrás de la batería, al tiempo que la bestia vuelve a aporrear con poderosa percusión la ya cada vez mas clavada en su base, batería. Luis nos muestra que puede hacer sonar las cuerdas al aire y aún así generar un sonido por demás agradable y potente, o golpeandolo con su puño cerrado, convirtiendo su instrumento de cuerdas en un “tamboril” de percusión.

Ya llegando al fin del set, mientras Daniel nos explicaba el significado de uno de los temas, ya himnos de la banda, Rey lanzó la pista y ante la mirada sorprendida de Daniel, golpeo los parches con gesto de “ya salió, no hay vuelta atrás!!!” y ahí atronó a la Colorada el tema que nos pone los pelos de powerpunta.

Los temas interpretados en esta noche fueron: “Austral Night“, la introducción con el solo de Juan Pablo, luego con la banda en pleno interpretaron “Over this Moutnain” y “We Rule” pegados, a continuación y luego de una breve charla con el publico, sono “My Own Life” y con la explicación previa de porque hacen lo que hacen “One in a Million“. El momento de inflexión fue con la balada, interpretada con la guitarra acústica (que en el show anterior, por problemas técnicos no pudo ser escuchada) de “I Miss you“, pasada la balada, que mejor que pegar bien arriba con uno de los temas que hacen emblema a la banda “Fire Stone & Blood“, luego fue el turno del cover, en este caso “Sole Survivor” de Helloween, para ir cerrando con “Why” y la también demoledora “Higher

 

El sentimiento y pensamiento que me deja Isidris es que se volvió a presentar, y volvió a sorprender. Siguen trabajando duramente para darnos el placer de disfrutar en el under, de la calidad de los consagrados. Una de las bandas, que de haber “nacido” más al norte, hoy llenaría lugares grandes con entradas agotadas. Pero nacieron al sur del rio grande y eso significa que de momento, tenemos la fortuna, quienes asistimos a sus shows, de sentirnos parte de la historia a futuro. porque claramente, todos los consagrados comenzaron como ellos, haciendo lo mismo. Son varias las bandas que me generan esta sensación de “internacionalidad”, la de Power Metal, sin lugar a dudas, esta ocupada por Isidris, quienes volvieron a pasar el trapo; y si antes sonaban muy bien, en esta oportunidad sonaron cual reloj, de metal claro, ya que sonaron de la Power Madre!.

P1270847s

Bestias por donde se las quiera observar, desde la ferocidad del Bajo a quien le brota la garra charrúa desde el primer acorde, pasando por el demoledor batero, a quien le das dos mazas y te derriba un pared a potencia extrema, siguiendo por la viola, quien muestra un virtuosismo de esos que impresionan y llegan profundo, siguiendo, porque Isidris no es una linea con final, es una linea de continuidad perpetua; por la voz, de la que puede decirse que es de esas voces, que te hacen llegar el tema, que aunque cantado en ingles, lo entendes, aunque no sepas el idioma, el tipo, la banda, te lo hacen notar y transmitir.
Ser parte de un show de Isidris, es sentir, lo que sintieron los presentes de los viejos shows de bandas hoy consagradas, en la época en que eran unders y la estaban peleando por hacerse notar. Por suerte están acá y podemos disfrutarlos seguido, como el próximo sábado 26 que se estarán presentando en Uniclub, en CABA, lugar de los grandes para una banda que le va a tono.

P1280029

Comentarios

comentarios