Caminante Nocturno…. Ignis 1ra. parte

Fuí a la cocina por el café, chapoteando en lo que ya era un lago sobre el piso, no me preocupe por la electricidad, por alguna extraña razón, si es que algo extraño podría serlo en esta situación, el agua dejo de crecer al llegar a la base de la biblioteca más baja, en el dormitorio, mis libros, otra de las colecciones, no corría peligro, eso de alguna manera me tranquilizaba.
Volvì con la esperanza que la aparición, o lo que fuera se hubiese desvanecido. No fue asi.
 
Como adivinando mis pensamientos, la sombra, porque la luz permanecía apagada dijo:
 
-Soy Cethulhu, ; viendo que su nombre no me simbolizaba nada continuo diciendo:
 
734543_10208381311754644_7895172330862804553_nViví en esta tierra mucho tiempo antes de que uds fuesen apenas simples larvas reptantes; para muchos soy un Dios, para otros un simple extraterrestre. A comienzos del siglo pasado, me le presenté en sueños, -lo envidie insanamente, quien sueña, es porque puede dormir-, y le relaté mi historia a un escritor llamado Howard Philipe Lovecraft. Este escritor, por muchos años, relató, creando, pensaba el; todo un universo, de manera gráfica, real, terrorífica; tanto que lo tomaron como una obra de ficción, si bien algunas personas leyeron el texto como una revelación, la mayoría lo tomo como un texto simple, sin profundidad, de lo que uds llaman ciencia ficción y horror.
Mas cercano a tu tiempo, me le presente a otro escritor, Stephen King, a quien en sueños, le relate parte de mi historia, la obra de King no fue tan prolífica en torno a mi imagen, tenia gran variedad de monstruos personales de quien hablar, por ello escribió un cuento, donde no hablo, ya que según el pensaba, mi léxico era muy complicado de entender por lo antiguo y distinguido, por ello escribió una historia lúgubre, donde yo no hablo, y no, caminante, tampoco goteo, maldito irreverente. Apenas se me percibe y se me teme. Luego de un tiempo, me le presente a un joven músico, ya había probado con escritores y el resultado, si bien exitoso, no era el que esperaba.
Por eso, al ver a este solitario profesional de la música escribiendo en la esquina de un cuarto, con un velador como única iluminación, me la aparecí en sueños, -otro mas que duerme, la onírica madre que lo arropo- y le conté quien era, que deseaba y que pretendía de el.12291829_10208381312914673_553651945001061918_o
-Ya que sos un poco Dios, un poco extraterrestre, un poco soporífero, exprese mientras me llevaba el borde de la taza a los labios, porque no te me apareciste en sueños, así sabría que estoy durmiendo y algo de descanso podría tener, dicho esto, sabiendo que mi interrupción había molestado a la aparición, lleve la taza a mis labios y bebí, mejor dicho me calcine, con el café caliente; cosa que percibió Cethulhu, quien esbozando una tétrica sonrisa, me invito a callarme y escuchar, cosa que hice, solicitándole antes que dejara de gotear, porque si bien la casa era amplia, no era olímpica, y las tablas de la silla rota, ya estaban boyando en la otra punta de la habitación.
–Humano insolente, vuelvo a reiterarte que tu condición no te habilita a ser irrespetuoso, vine a hablar y a contar, tal como lo hiciera anteriormente con profesionales reconocidos, pero para eso, debes callar y escuchar, y antes de tomarte el café, pero soplalo, o te vas a volver a quemar… -muy docto y fino, pensé, léxico antiguo y catedrático, continué pensando, se les aparece en sueños divago en mi pensamiento, pero le hice caso, sople, bebí, y me fue muy bien.
-Ya que dejaste de pensar improcedencias, continuarè con mi relato….. escucha atentamente Caminante, hay información que te será útil en el futuro, quizás puedas utilizar algo de lo que hoy te voy a contar….
Pocas personas conocen mi otra afición, la de escritor, no la conocen por algo simple, mis obras no existen, siempre termino destruyendo los escritos, pocas veces alguna hoja queda con algún vestigio de palabras legibles, con lo cual ya ahora si, me estaba inquietando, que Cethulhu haya ingresado en una noche tormentosa, no me preocupaba, como tampoco que estuviese inundando el lugar, ni que supiese de mis largas caminatas nocturnas, pero que supiese que escribía, eso si me preocupaba sobremanera, ya que lo hacia en la total oscuridad del estudio, ni siquiera yo leía ya que iba escribiendo, la lapicera fuente, simplemente se iba deslizando sobre papel, a la antigua, adivinando los renglones, no sabiendo si me superponía o…. -ya terminaste de pensar cosas innecesarias al relato, exclamó la deidad oscura?, podemos continuar con lo importante?”, le respondí que si, solo que me sorprendía que haya visitado a artistas de renombre como Lovercraft, King, Lema y que me pusiera el mote de escritor como ellos, me llenaba de una extraña sensación de placer, temor y orgullo. Duro poco, la sensación, hablar con el extraterrestre, no sería fácil, ya que con rapidez, como si lo estuviese esperando, respondió con un lapidario: Una hormiga puede pisar el mismo lugar que un elefante, y eso no la hace tener su altura, le respondí que era físicamente imposible que la hormiga y el elefante ocupasen el mismo lugar, ya que las leyes físicas así lo impedían, Jamás olvidare la gutural carcajada con la respuesta de: podría responderte lo de con paciencia y saliva, pero no lo haré, mi erudición milenaria me impide ser tan prosaico, solo me voy a limitar a señalarte la ventana y a decirte que la explicación física se encuentra allí, al otro lado. Ahora si me lo permitis, mi humanoide caminante, voy a relatarte lo que vine a contar, espero no ser interrumpido, ya que mi tiempo es atemporal y perderlo no está en mis planes, por lo cual…..ejem, me anime a interrumpir, ya que tu tiempo es atemporal y mi piso parece no absorber mas agua de la que emanas, de vaya a saber que profundidades ancestrales, podrías contarme lo que viniste a contar?, me serví otra taza y puse mi entera atención al relato. Cethulhu me observó atento, no sabia si ahogarme o reir, optó por lo último.
-Eso quiero Caminante, eso quiero, respondió con su ya característica voz cavernosa,.
Como te mencionara anteriormente, en los comienzos mi intención fue darme a conocer, primero me mostré a gente que no supo como transcribir las ideas que les generaba en sus mentes, luego probé con escritores de libros, pero el primero me mostró de manera lúgubre y terrorífica, -a lo que acote mentalmente, y acertada…-
– Te escuche!!, atronó la aparición, y ya sabes mi nombre, no me llames aparición, soy Cethulhu. Por las dudas, reprimí una incipiente sonrisa, no fuera cosa que el dios extraterrestre se brotara y comenzara a emanar más liquido del que ya me hacia llegar a los tobillos, sigamos…., el segundo escritor, mas cercano a la gente, si bien no genero una imagen tan universalmente honorifica, tampoco le puso mucho ingenio, en este momento levanto su, digamos dedo índice para indicarme que no emitiera pensamiento alguno, ya que no toleraría con buen humor otra interrupción, por ello, me dijo es que elegí a un músico, a quien le fui generando la semilla del proyecto que llevara la voz del profeta hacia mas gente y no me reverenciaran con temor, ni que se tuvieran que ocultar en la soledad de la oscuridad…., por ello a este músico de heavy metal, creo que así lo llaman uds a ese sonar atronador, creo una banda llamada:
1415303_10208381329315083_7967499884643096622_o
Dibujos obtenidos de la página oficial de la banda
foto Gabriel González, 24/10/2015 sala La Cripta, en el día de la grabación del segundo EP
(Continuará…. II parte historia de la banda…..)

Comentarios

comentarios